El GR 38: La Ruta del Vino y del Pescado

El sendero de Gran Recorrido GR 38 no toma el nombre de “Ruta del Vino y del Pescado” por casualidad y es que, durante siglos, sus caminos han sido transitados por arrieros que llevaban al norte el buen caldo de Rioja Alavesa para traer de vuelta el pescado en salmuera procedente de los puertos vizcaínos.

En territorio alavés, de sur a norte el GR parte de Oyón y pasa por parajes espectaculares como la Sierra de Toloño, el desfiladero del río Ayuda, las iglesias rupestres de Treviño, los montes de altos de Vitoria o el embalse de Ullíbarri-Gamboa.

ETAPA 1: Oyón-Laguardia

La primera etapa del GR 38 nos dará a conocer los extensos viñedos que caracterizan a la Rioja Alavesa y nos acercará a interesantes lugares como el puente de Mantible o las lagunas de Laguardia.

1ª ETAPA

La primera etapa de este Gran Sendero nos dará a conocer los extensos viñedos que caracterizan a la Rioja Alavesa. Partiendo de Oyón nos dirigimos a la villa de Laguardia, pasando previamente por Assa y disfrutando en el camino de elementos culturales y naturales de gran interés como son el puente romano de Mantible o el Complejo de las lagunas de Laguardia.

km 0.- OYÓN. El GR 38 parte de Oyón, en dirección a los principales puertos de la costa vizcaína: Bermeo (GR 38), Lekeitio (GR 38.1 y GR 38.3) y Ondarroa (GR 38.2). Comenzamos nuestra andadura junto a la parroquia de la Asunción de Ntra. Sra. Abandonamos Oyón con el GR 99 -Camino Natural del Ebro- por el camino que nace a mano derecha de la carretera que se dirige a Logroño, donde encontramos el panel informativo de esta etapa. Al final de la calle giramos a mano izquierda para continuar por una pista asfaltada, obviando los ramales que nacen a nuestro paso. Frente a nosotros comienza a aparecer la Sierra de Cantabria-Toloño, una bella estampa montañera que nos acompañará hasta el final de etapa. Tras una serie de bifurcaciones alcanzaremos la carretera A-124. Una hilera de chopos custodia el río Ebro en cuyo meandro se encuentra el núcleo de Assa, a donde nos dirigimos. Pero previamente visitaremos el histórico puente de Mantible, una joya arquitectónica que bien merece ser contemplada.

km 7.-  ASSA. Dejamos atrás el GR 99 y abandonamos Assa por la carretera que a la derecha se dirige hacia Lanciego y Kripan. En la primera curva giramos a la izquierda para continuar por una estrecha vía asfaltada, que va ascendiendo hasta convertirse en un espléndido mirador sobre el meandro del río Ebro. A la par de la última casa el camino deja paso a una pequeña pista que tras descender al arroyo de San Ginés y cruzar el viejo puente desemboca en la carretera de Assa a Elvillar, justo antes de alcanzar el modesto núcleo de El Campillar.

km 8,5.- EL CAMPILLAR. Retomamos la marcha en dirección a Laguardia. Tras cruzar nuevamente la carretera A-124 (Vitoria-Logroño) continuamos de frente por una pista de asfalto y tierra, que pronto comenzará a ascender ofreciéndonos, a la par de un guardaviñas, unas espléndidas vistas de estas tierras dedicadas al vino. Cuando la pendiente se suaviza al abrigo de la Sierra de Cantabria-Toloño, aparece vigilante sobre su posición elevada, la villa de Laguardia, y a sus pies, rodeadas de viñedos, las Lagunas de Laguardia, complejo declarado Biotopo protegido. El GR 38 cruza este espacio por los caminos que comunican las diversas lagunas y da por finalizada la etapa a la par del polideportivo municipal.

ETAPA 2.A: Laguardia-Lagrán

Dejando atrás Rioja Alavesa nos enfrentaremos a la barrera orográfica de la Sierra Cantabria-Toloño y conoceremos parte del paraje que conforma la Cuadrilla de Campezo-Montaña Alavesa.

2ª ETAPA – A

En esta etapa dejaremos atrás la Rioja alavesa y sus extensos viñedos para enfrentarnos a la barrera orográfica de la Sierra de Cantabria-Toloño y conocer parte del paraje que conforma la Cuadrilla de Campezo-Montaña Alavesa, adentrándonos en Lagrán, donde se encuentra el Centro de Interpretación del GR 38, La Traviesa.

 km 0.- LAGUARDIA. Iniciamos la etapa junto al polideportivo municipal, junto al panel informativo del recorrido, en dirección a la sierra. Tras atravesar el término de Las Huertas y cruzar la carretera Laguardia-Elvillar continuamos por una estrecha vía, hasta alcanzar el poblado prehistórico de “La Hoya”.

Continuamos siempre de frente, obviando los caminos que parten a ambos lados, mientras disfrutamos de la bella estampa de la sierra que contrasta con la moderna bodega que dejamos a la izquierda, obra del arquitecto Santiago Calatrava. Alcanzamos el término de “Los Molinos”, donde la pista comienza a ascender hacia el puerto de El Toro, un estrecho pero cómodo paso que nos permitirá cruzar la Sierra sin grandes dificultades. El esfuerzo realizado se verá compensado con las amplias vistas que sobre la Rioja Alavesa nos ofrece esta ladera. Desde el portillo se puede ascender a la Cruz de Castillo (1.432 m).

km 7,3.- PUERTO DEL TORO. El contraste que presentan las dos vertientes de esta sierra es un gran atractivo. Los frentes provenientes del N descargan toda su humedad en esa ladera permitiendo la existencia de extensos y frescos hayedos que nada tienen que ver con los secos quejigales y encinares de la cara S. Una serie de elementos interpretativos (PR-A 50, Senda de las carboneras) que encontraremos en el descenso nos permitirá conocer el arduo trabajo que los carboneros llevaron a cabo en estos bosques. Al dejar atrás la zona boscosa aparece, ya cercano, el pueblo de Lagrán, a donde llegaremos por una pista que discurre entre cultivos de cereales.

Km 11,1.- LAGRÁN. Lagrán es lugar tranquilo, donde a demás de los atractivos característicos de cada pueblo (plaza, frontón, iglesia, fuentes, lavadero…) encontramos un pequeño “Centro Interpretativo” de nuestra ruta, el GR 38, ubicado junto a la iglesia.

ETAPA 2.B: Lagrán-Albaina

Nos adentraremos en los frondosos hayedos que separan Lagrán de tierras treviñesas y conoceremos uno de los lugares de mayor interés del valle: las cuevas eremíticas de Laño.

2ª ETAPA – B

En esta etapa nos adentramos en los frondosos hayedos que separan Lagrán de tierras treviñesas. La “muga” viene marcada por el Mojón del Avellano, que indica la entrada en el Condado y que nos brinda una bonita panorámica de sus tierras de labranza. Antes del final de etapa en Albaina, podremos conocer uno de los lugares de mayor interés del valle: las cuevas eremíticas de Laño.

km 0.- LAGRÁN Abandonamos el pequeño núcleo de Lagrán por uno de los portales que daban acceso a la antigua villa y tras pasar junto al viejo lavadero giramos a la derecha en dirección al mojón del avellano (PR-BI 51, Senda del mojón del avellano). Este curioso hito, que alcanzaremos tras un cómodo paseo interpretado de unos 3 km, marca el límite entre el municipio de Lagrán y el Condado de Treviño.

Km 4,7.- MOJÓN DEL AVELLANO.Nada más cruzar el límite se abre ante nosotros este histórico territorio. Fundado en 1161 por reyes navarros, pasó en el año 1200 a manos del reino de Castilla, y así se ha mantenido hasta nuestros días. Giramos a mano izquierda y comenzamos el descenso a Laño, al que llegaremos tras pasar junto a la ermita de Santa Marina. En la plaza, junto a la iglesia, encontramos una fuente y un curioso canal con salto de agua que se dirigía a un molino hoy desaparecido.

Abandonamos Laño por la carretera, en dirección a las cuevas artificiales existentes en los macizos rocosos, a ambos lados de la carretera (Las Gobas y Santorkaria). Estas cuevas fueron excavadas en los siglos V y VI por los eremitas, aquellos primeros cristianos que buscaban una vida en soledad.

Un estrecho sendero accede a la zona de Las Gobas y continúa hacia Albaina pasando previamente junto a la cueva de La Dotora. El sendero deja paso a un camino agrícola. Continuaremos de frente hasta Albaina, obviando la primera encrucijada y girando a la derecha en la segunda.

km 11,2.- ALBAINA Tras atravesar el arroyo de Barrundia entramos en Albaina por la Calle Mayor. Entre grandes caserones de piedra, alcanzaremos la plaza de Albaina, dando por finalizada esta etapa.

ETAPA 3: Albaina-Okina-Estíbaliz

Entre Albaina y Estíbaliz el GR 38 recorre dos enclaves naturalísticos de gran interés, como son el desfiladero del río Ayuda y los Montes Altos de Vitoria. La etapa finaliza junto al Santuario de Estíbaliz, una de las mayores joyas arquitectónicas del territorio alavés.

3ª ETAPA

km 0.- ALBAINA La etapa parte de la plaza de Albaina en dirección a Sáseta, pasando previamente por Pariza. El camino que une estos 3 pequeños núcleos de Treviño discurre por un paisaje árido, donde las piezas de cereales se ven salpicadas por bosquetes de encinas y quejigos. Las aguas del río Ayuda bañan estas tierras secas, las mismas que durante siglos movieron las ruedas de los numerosos molinos de Treviño. Estas aguas fueron también las encargadas de modelar el desfiladero del Ayuda, un barranco de indiscutible belleza que podemos recorrer entre Sáseta y Okina. Este paso alberga un importante yacimiento prehistórico (Mendandia) y esconde una serie de tesoros naturalísticos, como un pequeño bosque milenario de tejos.

km 10.- OKINA Nuestro sendero abandona Okina por el límite de un prado, a la derecha de la carretera. Pronto se adentra en una zona boscosa y tras alternar pastos y bosquetes alcanza los límites de Vitoria-Gasteiz (mojón). Aquí comienza un agradable descenso por las hermosas laderas cubiertas de hayas de los Montes Altos de Vitoria. Ya en el fondo de la vaguada atravesamos una serie de arroyos y quejigales, cruzándonos en el camino con el GR 25, “Vuelta a la Llanada Alavesa”. Pronto alcanzamos una balsa, desde donde disfrutamos de unas bonitas vistas de la Llanada en la que destaca, sobre un pequeño promontorio, el Santuario de Estíbaliz. Descendemos por la pista y tras cruzar el antiguo trazado del Vasco-Navarro alcanzamos la carretera Vitoria-Estella. Al otro lado de la vía parte “La avenida”, un paseo acompañado de sendas hileras de arbolado que nos conduce directamente hasta el Santuario.

km 23.- ESTÍBALIZ El Santuario de Estíbaliz es considerado uno de los mejores ejemplos de la arquitectura medieval de Euskadi. El templo actual fue construido en el s. XII, en el mismo lugar ocupado anteriormente por un monasterio. De ese mismo siglo es la talla que guarda en su interior, una bella imagen de la Virgen de Estíbaliz, patrona de Álava.

ETAPA 4.A: Estíbaliz-Legutio

Este recorrido une el Santuario de Estíbaliz con la villa de Legutio, atravesando la Llanada Alavesa, donde disfrutaremos de los contrastes de su paisaje.

4ª ETAPA – A

Nos enfrentamos a la etapa más dura del GR 38. Un recorrido de cerca de 28 km que une el monasterio de Estíbaliz con la villa de Legutio. Atravesaremos la Llanada Alavesa a través de sus caminos mientras disfrutamos de la belleza del paisaje y del contraste que muestran sus embalses. 

km 0 km. – ESTÍBALIZ Un herboso camino parte del área de esparcimiento que alberga el conjunto del Santuario, para descender al pueblo de Oreitia, pasando previamente por su pequeña estación de tren. Este pequeño núcleo alberga una serie de edificios de gran interés entre los que destacan un par de palacios del s. XVI y la iglesia, del s. XIII. Por caminos parcelarios nos dirigimos de Oreitia a Arbulo, para continuar hacia los pantanos de Ullíbarri-Gamboa, donde disfrutaremos de algunas de las más bellas vistas paisajísticas. Y así llegamos a Mendibil, tras cruzar una zona de extenso quejigal. Nada dista entre Mendibil y Amárita, a donde llegaremos tras recorrer un pequeño sendero junto al río Zadorra.

km 16,2 km.- AMÁRITA Una pequeña senda nos permite acercarnos al Pico Urbina, mientras disfrutamos de una bella panorámica sobre el pantano de Urrunaga. Descendemos a las inmediaciones de Urbina para continuar por el antiguo trazado del Vasco-Navarro hasta alcanzar la vieja estación de Legutio. Esta se encuentra bastante alejada de la villa, a la cual llegaremos tras recorrer 4 km por sendas, caminos y carreteras.

ETAPA 4.B: Legutio-Otxandio

Para finalizar el recorrido en tierra alavesas y alcanzar las puertas de Bizkaia en Otxandio, visitaremos el recóndito pantano de Albina y los bosques trasmochos de Mirugain.

4ª ETAPA – B

Las aguas de los numerosos arroyos, los bosques de hayas centenarias y el desconocido pantano de Albina serán los protagonistas en esta pequeña etapa, que con apenas 10 km une la villa alavesa de Legutio con la de Otxandio, a las puertas de Bizkaia.

km 0.- LEGUTIO. Tras disfrutar de la espléndida panorámica desde el viejo cementerio, actual parque de San Roque, dejamos atrás la villa de Legutio para dirigirnos hacia el pantano de Albina. El recorrido discurre por carretera primero y después por una pequeña vía de acceso al pantano que abandonamos para continuar por camino vecinal entre robles, avellanos y espinos. Hasta el pantano de Albina el recorrido discurre por sendero atravesando bosques de quejigo, hayedos y cipreses.

km 3.- PANTANO DE ALBINA. De gran belleza es la estampa que nos muestra el pantano de Albina, como un pequeño mar entre extensos bosques. Bajo las aguas del pantano unas grandes losas nos recuerdan que ésta era la antigua calzada que se dirigía hacia Aramaio. Pero nosotros debemos bordear la orilla y alejarnos de este oculto pantano por un estrecho sendero que va a parar nuevamente a la carretera, la cual cruzaremos para empezar el ascenso hacia el monte Mirugain. La pista llanea y desciende brevemente antes de volver a ascender, dejando a mano derecha la cima de Tantaibakarra. Continuamos hasta la cresta del monte Mirugain, donde el GR 38 se cruza con el PR-BI 50, sendero de pequeño recorrido que discurre por los límites de Otxandio, recordando la Basabisitta.

km 7,2.-  MIRUGAIN. Cruzamos un par de pasos de alambrada y comenzamos a descender por un extenso hayedo de ejemplares centenarios, testigo de las numerosas batallas que en la guerra civil acaecieron en estas laderas. Tras un prolongado descenso la pista comienza a llanear, punto en el que nos desviaremos para cruzar el regato de Iñola y entre senderos acceder a una vía asfaltada, Gorrien bidea. Poco nos dista de Otxandio, a donde llegaremos tras cruzar el hayedo de Olazar, y salvar varias veces el regato del mismo nombre. En este tramo el GR 38 coincidiendo con el PR-BI 52 pasa tras el cementerio y va a parar a la vieja carretera de Vitoria-Gasteiz, que actualmente muere junto a la ermita de San Roque. Accedemos al casco histórico por la calle Uribarrena. La etapa termina en la Plaza Nagusia, que acoge una seria de edificios de gran interés: el ayuntamiento, la iglesia de Santa María, el frontón, la fuente de Vulcano, el bolatoki.

Comparte esto en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *