El Valle Salado cuenta con un nuevo enclave botánico

Se ha rehabilitado la zona para destinarlo a la investigación y la puesta en valor de los valores de este espacio natural de Salinas de Añana.

Se ubica en la parcela de Santa Engracia, con una superficie de 1.800 metros cuadrados, junto al nacimiento del río Muera, e incluye el acondicionamiento del manantial como zona visitable y de divulgación ambiental.

Álava concluye el enclave botánico del Valle Salado, que reserva 16 eras a la regeneración y difusión de la biodiversidad salina.

El Valle Salado cuenta con un nuevo enclave botánico que permitirá a sus visitantes conocer mejor la biodiversidad y los valores naturales de este espacio natural protegido. El espacio rehabilitado consta de 16 eras que acogerán la flora específica de los espacios salinos, especies conocidas como halófilas, muchas de ellas amenazadas.

Asimismo, el proyecto ha permitido el acondicionamiento del manantial de Santa Engracia, desde donde parte la salmuera que origina la explotación salina.

El área renovada incluye también un nuevo itinerario interpretativo, con espacios de descanso y un nuevo acceso para vehículos de trabajo, que ofrecerán información sobre este singular paisaje y el punto más significativo y esencial del Valle Salado.

Investigación contra el cambio climático

El proyecto, para el que se han invertido más de 100.000 euros –financiados al 50% por los fondos europeos FEDER-, se ubica en la parcela de Santa Engracia, donde se sitúa el principal manantial salino del Valle y junto al nacimiento del río La Muera, en una superficie de 1.800 metros cuadrados. No en vano, en este punto se crea un límite entre la zona de salinidad y la no salina que, con labores de recuperación y regeneración, permitirá volver a contar con vegetación propia de ribera en la próxima primavera. Todo ello acompañado de especies específicamente halófilas o salinas, tales como Frankenia pulverulenta, Juncus acutus, Hordeum maritimum o Puccinellia fasciculata, entre otras.

Asimismo, el acondicionamiento de las eras para el enclave botánico y el trabajo de regeneración vegetal servirán para el estudio y la investigación botánicas, por su especial singularidad. Se trata de especies, muchas de ellas amenazadas, que aportarán información a nivel botánico, genético y también en el ámbito de la mitigación del cambio climático.

Comparte esto en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *