Visita Álava: una tierra que brilla con luz propia

Álava es un territorio que ha entrado en el siglo XXI con paso firme, mirando hacia el futuro, pero sin olvidar sus raíces, su naturaleza y su historia.

Álava, sigue siendo tan acogedora como lo ha sido desde siempre, una tierra que merece la pena recorrer despacio, con otros ojos, para ver, vivir y sentir la emoción que respira por todos sus poros.

Así es Álava, la luz del interior de Euskadi, una tierra que brilla con luz propia. ÁLAVA, UNA LUZ INTERIOR.

El film ofrece un emocionante recorrido por todas las comarcas alavesas a través de espectaculares imágenes y un cuidado guión. “Álava, una luz interior” propone al espectador un viaje por el patrimonio natural, cultural, histórico y enogastronómico del territorio a través de espectaculares imágenes rodadas en alta definición.

El viaje comienza por los espacios naturales y los primeros pobladores de Álava y sus vestigios en forma de dólmenes y poblados (La Hoya, Iruña Veleia, Castro de Henaio, etc.), y continúa por el rico patrimonio que la Edad Media dejó en Álava en forma de castillos como Portilla, templos románicos como el Santuario de Estíbaliz, y villas amuralladas como Antoñana, Labraza, Salinillas de Buradón, Laguardia, Artziniega o Agurain.

El trayecto por el medievo tiene paradas en las casas torre repartidas por todo el territorio histórico como el Conjunto Monumental de Quejana, la Torre de Murga y la Torre Palacio de los Varona en Valdegovía, y en las ruinas acondicionadas del Monasterio de Santa Catalina y su jardín botánico. Y, claro está, en Vitoria-Gasteiz y su Almendra Medieval -murallas, Catedral de Santa María, palacios, etc.-, y el Valle Salado de Añana.

El recorrido del documental finaliza con la Álava contemporánea que arranca con la Batalla de Vitoria y finaliza con el territorio moderno y pujante del siglo XXI. Aquí brillan con luz propia personajes históricos como Heraclio Fournier, Manuel Iradier o Ernestina de Champourcín; los museos alaveses (Artium, Bellas Artes, BIBAT…); el parque de Lamuza de Llodio; la oferta deportiva; e infraestructuras como el aeropuerto de Foronda.

Rioja Alavesa, su cultura vitivinícola, sus bodegas centenarias y vanguardistas, y su oferta enoturística ocupa también un espacio destacado en esta producción.

El documental va dirigido a aquellas personas que se definen como viajeros/as más que como turistas, es decir, a hombres y mujeres que sienten el viaje como una experiencia que les permite conocer otros lugares y modos de vida.

Comparte esto en redes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *